Buscar
Generic filters
Marina Posse
Marina Posse

Cataratas del Iguazú, en un día

Hace ya 10 años que Cataratas del Iguazú fue elegida como una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo. Y cuando uno tiene la dicha de poder ser espectador de tremenda imponencia, no caben dudas de por qué. Aquí, el relato resumido de un día de paseo por este maravilloso lugar en la provincia de Misiones.

Llegamos a las 9 de la mañana al Parque Nacional Iguazú. El cielo estaba de un celeste pleno y el sol ya pegaba lindo en un día que superaría generosamente los 30 grados.

El circuito para recorrer las Cataratas del Iguazú es largo y bastante agotador, más si vas con niños y te toca un clima húmedo y caluroso como el que nos tocó a nosotros (y como son la mayoría de los días allá). Podés hacer todo el recorrido en una jornada o podés dividirlo en dos, con la ventaja de que si vas al parque dos días consecutivos, el segundo abonás la mitad del valor de la entrada.

Ideal arrancar temprano, llevar gorrita, agua, protector solar y repelente. Yo cargué en la mochila pilotos para toda la familia y me gastaron tooooodo el viaje por eso jaja. Me habían dicho que te empapabas cuando te acercabas a los miradores, pero eso evidentemente tiene que ver con el sentido y la fuerza del viento, y con el caudal de agua que tengan las cataratas cuando las visites (en nuestro caso, si bien el caudal era impresionante, no hubo nada de viento, así que apenas nos salpicamos). Igual, hace tanto calor que lo único que querés es MOJARTE, por lo que recomendaría mejor usar un traje de baño y listo.

El alrededor y yo éramos uno. La gente a mi lado se desdibujó de pronto y, en medio de ese escenario fascinante, entendí cuán increíble es este universo que habitamos. Hoy tuve frente a mí una de las 7 maravillas naturales del mundo: las Cataratas del Iguazú."

Marina

En el inicio del recorrido hay un trencito ecológico que te lleva a las distintas estaciones desde donde emprendés la caminata. Ideal si vas con chicos y necesitás ahorrar energías para el resto del trayecto (juro que las van a necesitar). El paseo está incluido en el valor de la entrada y es una atracción en sí mismo: es un tren pintoresco, de madera y abierto en sus laterales, lo que permite disfrutar de la vista e ir preparando los sentidos a medida que te vas adentrando en la selva paranaense. En el camino, algo que observo por primera vez y que veré luego varias veces en el día: un manojo de mariposas amarillas sobrevuelan un charquito de agua como si fueran una única mancha enorme y colorida. Le dicen “limonadas”, y en el paisaje son un regalo más entre tanta vida.

Charo jugando con las mariposas amarillas o "limonadas", en el Parque Nacional Iguazú.

Caminata al paraíso

Nosotros nos bajamos en la Estación Cataratas, desde donde se puede recorrer el Circuito Inferior y el Superior. Nuestro criterio fue ir de lo menos a lo más espectacular (si es que esto es posible, ya que todo es absolutamente impresionante).

Elegimos empezar por el Circuito Superior, desde donde se pueden disfrutar las vistas más panorámicas, y seguir por el Inferior, en el que estás ahí nomás de las cataratas, a la misma altura y con la sensación de que si estirás la mano podrías tocarlas.

Es una experiencia sensorial intensa que te obliga a cerrar los ojos e inspirar profundo ese aroma a selva, una delicia que no vas a tener en tu nariz muchas veces en tu vida. Vale llevar mate y sentarse a descansar en algunos de los bancos que hay en los miradores. Bajar mil revoluciones, vibrar al ritmo sabio de la naturaleza.

La impresionante potencia de esta maravilla en las cataratas del iguazú.

La frutilla del postre la dejamos para el final: la Garganta del Diablo iba a ser nuestro broche de oro del día. También es buena idea dejarla para el día siguiente si querés hacer el recorrido a un ritmo más tranquilo.

Desde la Estación Garganta iniciamos la caminata. Largas pasarelas en medio de la vegetación, mariposas que te acompañan en todo el recorrido y sonidos de pájaros que vuelan cerca.

No sé explicar lo que sigue, quizá decir que mis ojos y todo mi cuerpo se adueñaron por un rato de esa imponencia. Quedé muda, en silencio, con el llanto atravesado en las cuerdas

vocales. La bruma me mojó la cara y no supe bien si eran lágrimas de emoción o el agua de esa catarata interminable haciéndome parte del todo.

La Garganta del Diablo es pura fuerza, potencia, belleza extrema y supremacía. Es realmente una bendición poder contemplar ese espectáculo que te arrebata las ideas, porque quedás con la mente en blanco por un buen rato, divagando en alguna dimensión en la que no sos más que un punto minúsculo e insignificante del universo.

Te vibra vida en la piel, te sale agradecer en silencio. Sentís que te encantaría quedarte por siempre, en ese espacio en donde todo es perfecto y armonioso.

Fotos, videos, fotos y más fotos. Tenés ganas de atrapar todo eso en una imagen, pero la verdad es que finalmente ninguna le hace justicia.

Corona la escena un arco iris perfecto y luminoso. Sus colores atraviesan el agua, son pura magia.

Son casi las 5 de la tarde, tengo las piernas cansadas y el corazón más feliz que nunca. Volvemos en el trencito, de regreso a la Estación Central en donde una combi nos espera para emprender la vuelta al hotel.

Hoy tuve frente a mí una de las 7 maravillas naturales del mundo: las Cataratas del Iguazú, ahí, ante mis ojos que no podían abarcar tremenda imponencia. Aún busco la palabra que defina todo aquello, aunque sé que jamás podré mencionar tan perfecta creación.

Algunos datos:

Tren ecológico de la Selva Iguazú
Este trencito es el medio de transporte que se utiliza dentro del Parque Nacional Iguazú. Puede trasladar entre 220 y 250 personas y tiene locomotoras eléctricas y a batería, por lo que no contamina el medio ambiente. Con este trencito, que parte cada media hora de la Estación Central, podés ir hasta la Estación Cataratas (desde donde recorrés los Circuitos Inferior y Superior) y hasta la Estación Garganta (para recorrer desde ahí el camino a pie que te lleva hasta la imponente Garganta del Diablo). El trayecto total del tren es de 3,7 kilometros en un período de 35 minutos. Cuenta con vagones especiales para personas con movilidad reducida y para trasladar, por ejemplo, una silla de ruedas o cochecitos del bebé. Su uso está incluido en el ticket de ingreso a Cataratas del Iguazú.

¿Dónde comer?
Nosotros comimos en un restaurante de comidas rápidas que está dentro del parque. Tiene hamburguesas con papas, pebetes de jamón y queso, sanguches de miga, empanadas. La verdad, no nos encantó, creo que la comida en este lugar podría ser un punto a mejorar. Lo novedoso de la experiencia fue que las mesas están dentro de una jaula para que los coatíes no te roben la comida y, sobretodo, también para cuidarlos a ellos, ya que no se los puede alimentar. Hay más opciones de lugares gastronómicos pero como nuestra intención era seguir rápido con el recorrido, esta alternativa estuvo correcta.

Gomón no apto para niños
La Gran Aventura de Iguazú Jungle es la excursión estrella del parque, en la que te llevan con un gomón hasta la vertiente del Salto San Martín, para sentir toda su fuerza y mojarte entero. Ítem a considerar: es para mayores de 12 años, lo que nos pareció coherente a la intensidad de la experiencia. Del lado brasilero, la misma excursión llamada Macuco Safari no tiene restricciones en cuanto a la edad.

¿Querés más info?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Marina Posse

Marina Posse

Marina es Licenciada en Comunicación Social, escritora y codirectora de Cambio de Aire. Sus relatos de ficción en escenarios reales recorren lugares de la Argentina y el mundo. Leé más de sus historias en su blog personal en FBK @bienvivida y en IG @bienvivida_

#BeneficiosCDA

Recibí toda la info y descuentos que tenemos para vos!