Laura Delgado
Laura Delgado

Mi viaje por Hamburgo, la ciudad de los canales y los cisnes sagrados

Datos y curiosidades de esta ciudad alemana tan única y particular. ¿Por qué Hamburgo ama los cisnes? ¿Dónde surgieron los Beatles? ¿Desde dónde se puede apreciar la mejor vista de la ciudad? Acompañame en este viaje para conocer algunas cosillas que no vas a encontrar en otros lugares de Internet.

Era mi primer viaje a un país en donde hablan un idioma para mí inentendible, sola y con mi básico inglés. El desafío era Hamburgo, Alemania, de lengua y personalidad tan cerradas. Más aún, dicen que en esta ciudad nadie se mete con nadie, y que tampoco te brindan su ayuda si la pides. Es que pocos lugareños hablan inglés y, si preguntas, por ejemplo, cómo llegar a algún lado, la respuesta es que lo busques por tus propios medios, ¡ja! Así de gentiles son los hamburgueses.

Pero elegí dejar pasar estos pensamientos negativos y me pregunté: “¿Qué es lo peor que me puede pasar?”. Entonces, como decimos los argentinos de buena cepa, me mandé ¡Y salí para Hamburgo!

Vista del Puerto y la Filarmónica

 

On the road (practicando mi english)

La decisión ya estaba tomada. Ahora, a rodar. ¿Cómo llegar desde Berlín hasta Hamburgo?

Plan A: ir en avión. Carísimo. Descartado.

Plan B: ir en tren. Toda Europa está conectadísima por este medio de transporte de alta velocidad. E incluso (y acá va un datazo), existe el Eurail, que te da la posibilidad de recorrer varios destinos durante el tiempo que elijas y por un monto fijo. Además, podes también dormir en el tren y ahorrar así algunas noches de hotel.

También existe BlaBlaCar, que es un servicio de autos compartidos por particulares que pueden organizarse para viajar juntos y recorrer a menor valor que en otros transportes. Todo funciona muy bien.

Finalmente elegí viajar con FlixBus y FlixTrain, en bus de ida y tren para mi regreso, con esta empresa que tiene buses y trenes muy económicos que recorren toda Europa.

Era mi primer viaje a un país en donde hablan un idioma para mí inentendible. Poca planificación y mucho fluir e ir eligiendo qué hacer en cada momento. En mi caso, los planes me crean expectativas y ansiedad”.

 

El arribo a mi destino

Con la ayuda de Google Maps, llegué al hotel: primera prueba superada. Me esperaban 4 días y 3 noches de aventura en Hamburgo.

¿Por dónde empiezo? Googleé “los imperdibles” y arranqué. Poca planificación y mucho fluir e ir eligiendo qué hacer en cada momento. En mi caso, los planes me crean expectativas y ansiedad.

Salí a andar. Fotos, caminata y una mujer que se me acercó a hacerme una consulta. Me habló en inglés. En mi media lengua, le contesté. Ella sonrió sorprendida y me preguntó: “¿¡Hablás español!?”. Era Angie, de Argentina. ¿Casualidad o causalidad? Mi viaje ya empezaba a tomar forma, una nueva amiga viajera ganó mi corazón y juntas emprendimos camino por los días que siguieron.

 

Algunas cosas que fui aprendiendo

Hamburgo es una ciudad con alto componente moderno y natural y donde se ha promovido un uso mixto del suelo (viviendas, espacios verdes, espacios públicos de calidad, comercios, oficinas, dotaciones culturales, etc.).  Casi un 17% del espacio urbano está ocupado por bosques y parques, y el agua también es protagonista ya que la ciudad está asentada en la unión de los ríos Elba, Alster y Billey, y cuenta con numerosos arroyos y canales, atravesados por unos 2.500 puentes, más que Londres, Ámsterdam y Venecia juntos.

Está compuesta por 10 barrios que se complementan entre sí, con edificios de poca altura, por lo que es bastante extensa y se caracteriza por tener el segundo mayor puerto de Europa, por detrás del de Rotterdam, y que es el mayor motor económico de la ciudad. Su gran símbolo arquitectónico es el Elbphilharmonie (o La Filarmónica del Elba).

Allí, los cisnes son aves sagradas. La leyenda sostiene que mientras haya cisnes en el lago Alster habrá libertad y prosperidad. Tanto es así que existe la figura del “padrino de cisnes”, personas que se encargan de llevar a un refugio a los cisnes durante el invierno, para que no se mueran de frío, y en primavera los devuelven al lago Alster. Rige además una ley para proteger a estas aves: está prohibido matarlos, comerlos e incluso insultarlos

Una serie de eventos desafortunados

En 1842 hubo un incendio y se quemó un tercio de la ciudad. Se cree que fue provocado y su origen fue en una fábrica de tabaco.

Los bomberos intentaban apagarlo con agua del río, pero las fábricas que usaban alcohol vaciaban allí sus desperdicios por lo que la misma fuente que debía apagar el fuego lo potenciaba aún más. Recién al 4to día se pudo controlar pero los daños ya eran monumentales.

Las calles donde se inició y finalizó el incendio hoy se llaman “El inicio del incendio” y “Fin del incendio”. Son muy creativos para los nombres, como pueden observar 🙂 !!

Antes de la catástrofe, las construcciones estaban una al lado de la otra, sin pasillos de por medio, por lo que el fuego se propagó más rápido. Luego de eso, se creó una ley que establece el ancho de las veredas y que entremedio de las casas debe haber calles.

Las catástrofes fueron varias. Además del incendio de 1842, en febrero de 1962 tuvo lugar la marea viva más grande de la historia que provocó una inundación con aguas heladas que alcanzaron una altura de 5.84 metros. El suceso de dio por la noche, en plena reconstrucción de la Segunda Guerra Mundial, por lo que encontró a las personas en los sótanos de sus casas y provocó 315 muertes.

La cuna de The Beatles

Era principio de 1960 y aparecieron 4 músicos jovencitos que se hacían llamar The Silver Beatles. Eran John Lennon, Paul McCaurtney, George Harrison y Stuart Sutcliffe como baterista. Por su arrogancia y poco humor, este último estuvo poco tiempo hasta que fue reemplazado después por Ringo Starr.

En Hamburgo se cambiaron de nombre, renovaron su look todos juntos en la peluquería, presentaron canciones propias y luego de eso dieron su salto a la fama internacional.

En el bar Gretel y Alfonso iban a tomar luego del show, donde también le fiaban cuando no podían pagar la cuenta. El 31 de diciembre de 1962 quedó la cuenta abierta y no regresaron más por su fama y conciertos alrededor del mundo.  24 años después, Paul McCartney se acercó y pagó la deuda de los Beatles. El bar exhibe el justificante del hecho.

El bar frecuentado por Los Beatles

 

Curiosidades de Hamburgo

  • Hamburgo no sólo es una ciudad sino un estado dentro de Alemania. Tiene 1.841 millones de habitantes, de los cuales 42 mil son millonarios y 18 mil, billonarios. Es una importante ciudad portuaria, muy rica.
  • La Iglesia de St. Michaelis es un emblema de la ciudad. “Nuestro Miguelito” es el apodo que le pusieron los hamburgueses.
  • Si los hamburgueses te ven con un paraguas abierto y no llueve, te lo hacen cerrar. Son muy supersticiosos. Llueve la mayor parte del año.
  • Los conductores de los automóviles son muy respetuosos, no así los de las bicicletas. Hay que tener cuidado porque literalmente te pasan por encima. Hay bicisendas por toda la ciudad, marcadas con baldosas de color bordó.
  • La embajada de Argentina está en Berlín, el Consulado argentino en Hamburgo.
  • En la plaza frente a la iglesia de San Nicolás se hacía el mercado de lúpulo, cuya bebida al principio era mejor que el agua y más dulce, pero se echaba a perder rápido. Por eso le pusieron alcohol y lo convirtieron en cerveza. La receta fue realmente secreta y no salió de la ciudad de Hamburgo durante 400 años, recién hacia fines del siglo 17.
  • Desde la Filarmónica del Elba se tiene la mejor vista al puerto, y desde el mirador de la Iglesia de San Miguel o St Michaelli, a más de 100 mts de altura, la mejor vista de la ciudad.
  • En Hamburgo existe un paso de peatones y vehículos debajo del río Elba. Se trata del Elbtunnel, un túnel moderno de 488 metros de longitud inaugurado en 1911 como excusa para que los trabajadores en los astilleros no llegaran tarde al trabajo por la demora que pudiera tener el ferry. Allí valen las leyes de tránsito.
  • Los domingos el puerto se convierte en mercado, no solo de pesca sino de flores, chocolates, frutas y verduras, etc. Es una tradición y atracción turística que funciona de 5 a 9 de la mañana, para que las personas visitantes puedan ir después de allí a la misa de las iglesias.
  • En esa feria no hay precio fijo para la venta de pescado ¡sino que se subasta! El precio cambia en la mano del subastador. Si no hay interés de la gente, se empiezan a contar historias de la pesca y anécdotas que buscan disparar una emoción que lleve a la compra.
  • El barrio de St. Pauli, donde se encuentra el puerto, se extiende por 1 km. Tiene una onda muy alternativa, está allí el barrio rojo, cuenta con bares y clubes nocturnos para adultos y mucha gente vive en la calle.
  • Hitler probó distintos métodos para erradicar la prostitución en toda Alemania y como en el barrio St. Pauli no podía, lo que hizo fue ceder y la acotó a la calle Herbertstraße del barrio rojo. La prostitución se concentró en 100mts las 24hs del día. Se divide en sectores, con cristaleras de mujeres en exhibición, y la hora más concurrida es al mediodía.
  • Desde un punto de vista legal, Herbertstraße es y seguirá siendo una vía pública, aunque cuenta con murallas al inicio y al final para “no ofender la vista de las amas de casa”. Está prohibido el acceso a los menores de 18 años y a las mujeres se les aconseja no ingresar, pues las prostitutas pueden sentir “competencia” y arrojarles lo que sea.a
Laura Delgado

Laura Delgado

Marketinera de profesión, comunicadora de alma, fan de los emprendimientos conscientes y amante de los viajes que despiertan los sentidos. Me encanta descubrir nuevos destinos y modos de vivir, y degustar la mejor gastronomía vegana. Viajar me recuerda quien soy.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

#BeneficiosCDA

Recibí toda la info y descuentos que tenemos para vos!