Buscar
Generic filters
Cambio de Aire
Cambio de Aire

Martín Palermo: “No puedo pedir más, soy un privilegiado”

El histórico goleador de Boca Juniors se autodefine como un “luchador de la vida. En esta entrevista habla de sus logros, de su carrera como jugador,  de la importancia de su familia y de cómo se imagina en un futuro.

No por nada le dicen "el Titán". Si uno no conociera su carrera y se topara con él en una charla casual, difícil sería adivinar que detrás de ese tipo sencillo y amable se esconde un futbolista exitoso y querido como pocos. De soberbia, cero. De goles, 236 en el equipo que lo consagró, Boca Juniors. Martín firma autógrafos y sonríe para los innumerables flashes, de la misma manera para el primero que para el último. Atiende a sus fans y, claro, entiende la euforia de quienes siguieron gol a gol su paso por el club de sus amores.

- ¿Cómo lograste compatibilizar una profesión como la tuya, y más siendo tan exitoso, con el cuidado de una familia?
- Siempre traté de manejarme de la misma forma más allá de mis momentos buenos o de mayor reconocimiento. Siempre estuve acompañado por mi familia, que me banca y sigue estando cerca en cada momento. Para mí es muy importante en lo afectivo, la contención de la familia es importantísima.

- ¿Qué hubieses sido de no ser futbolista?
- Es difícil pensar en qué podría haber sido. Seguramente algo relacionado al deporte, siempre estuve ligado a lo deportivo, desde chiquito… hice futbol, básquet, en algún momento volley. Nunca pensé en seguir otra carrera cuando terminé la secundaria. Ni siquiera tuve intención de seguir los pasos de mi hermano, que estudiaba Educación Física, una carrera ligada al deporte. Cuando veía todo lo que tenía que estudiar y todas las materias que eran, no me motivaba en lo absoluto.

- Mirando hacia atrás, ¿qué balance harías de toda tu etapa como jugador, tanto en el plano profesional como en lo personal?
- Es importantísimo todo lo que viví y lo que pasé, especialmente en mi profesión como jugador de fútbol. Creo que más no puedo pedir, soy un privilegiado por muchas cosas que el fútbol me ha dado. En mi aprendizaje como padre, las equivocaciones y errores que pude haber cometido me ayudaron a crecer y me han servido de experiencia. Estoy más maduro, más adulto y en otra etapa, por lo que es otra la vivencia que puedo llegar a tener hoy. Cuando uno es adolescente vive el día a día, sin estar atento a ciertas cosas. Mis preocupaciones cambiaron, más siendo padre y estando pendiente de todo. Uno tiene que saber manejarse solo en muchas cosas que de chico ni se te pasan por la cabeza, como abrir una cuenta en un banco o tener que ir a pagar un impuesto. Es la vida que, naturalmente y con el correr de los años, te va poniendo en otra etapa.

Su despedida en la Bombonera, el 12 de junio de 2011

– Si tuvieras que marcar un momento inolvidable en tu carrera y el mayor de los desafíos que te implicó, ¿cuáles serían?
– Pasé por muchos equipos y muchos años de carrera. Cuando entré a Estudiantes de La Plata era todo un logro para mí haber llegado a ser jugador profesional. De todo lo que he conseguido, quizás lo más importante haya sido jugar en un mundial: haber podido a los 36 años entrar y hacer un gol en un mundial fue lo más notable que he hecho teniendo la camiseta de mi país. Después, en Boca también hice cosas memorables, campeonatos que he logrado.
Y en cuanto a los desafíos, siempre me propuse cosas. Si no tenía objetivos o sueños por conseguir, no tenía sentido para mí. En mi profesión, siempre me desafié a mi mismo para alcanzar un logro tanto en lo personal como en lo colectivo, para conseguir las cosas a fuerza de voluntad, a instancias de poder superarme.
Mi primer desafío tal vez fue terminar la secundaria, porque me significó un gran esfuerzo y sacrificio poder cumplir con lo que mis padres querían, ellos me inculcaron la importancia de los estudios. Terminé quinto año y después me dediqué a lo mío, que era el fútbol. A partir de ahí mi desafío fue ser un jugador profesional y de ahí en más poder ponerme continuamente objetivos para poder superarme.

– Imaginate en un futuro con tus nietos y mirando un poco nostálgicamente tu historia, ¿quién le contarías que fue Martín Palermo?
– Una persona que siempre luchó por lo que quiso, a quien la adversidad lo fortaleció y que siempre salió adelante en su profesión y en su vida personal. Aunque a veces me podía bajonear, nunca nada me dejó en el camino o frustrado, de mis errores aprendí muchísimo, siempre la luché, siempre la peleé. Frente a mis dificultades y a mis deficiencias, siempre elegí creer en mi potencial y querer siempre más y seguir aprendiendo y creciendo. Les diría que Palermo fue un luchador en lo que era su profesión y en la forma en que alcanzó sus objetivos, una persona con una personalidad fuerte y principalmente fortalecido, en todo sentido.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Cambio de Aire

Cambio de Aire

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

#BeneficiosCDA

Recibí toda la info y descuentos que tenemos para vos!